Cómo limpiar tu cuadro.

Cuando adquieres un cuadro en Casal de Creación debes de tener presente que aquello que tienes entre las manos es el resultado de un proceso largo y realizado con mucha tenacidad y sobre todo cariño. Es una pieza única, personal y tuya por eso queremos que dure en el tiempo exactamente igual de especial que cuando lo has comprado o te lo han regalado. A continuación, encontrarás una serie de consejos sobre cómo limpiar tu cuadro y que luzca así como nuevo siempre.

1. Informarnos de qué tipo de cristal presenta.

Si giras tu cuadro verás que en su reverso presenta la pegatina de Casal de Creación: ella, además de garantizar su proceso de elaboración manual, indica qué tipo de cristal se ha utilizado en la pieza.

Pegatina en el reverso del cuadro.

Una vez identificado el tipo de vidrio que hemos utilizado en tu cuadro debemos proceder a limpiarlo teniendo esta información en cuenta:

  • Vidrio transparente normal.

Este es el tipo de cristal común. Para eliminar las huellas dactilares, el polvo u otras marcas podemos utilizar un limpiacristales común usando un paño libre de pelusas, suave y limpio.

  • Cristal Museo o UV.

Este tipo de cristal presentan delicados tratamientos para que tu pieza pueda ser observada en su total esplendor y garantiza que la abrasión de la luz del sol o eléctrica no la dañen. Su naturaleza es delicada, pues son muy sensible a la abrasión y detergentes. La mejor opción para llevar a cabo su cuidado es utilizar una buena gamuza de microfibra con la que limpiaremos en cuidadosos movimientos circulares. Cabe la opción de aplicar -en caso de que fuese necesario- una mezcla de 1:1 a base de agua y alcohol isopropílico.

  • Plexiglass.

En este caso nos encontramos ante vidrio plástico. Esta opción es especialmente recurrente cuando enmarcamos algo para el cuarto de los niños o cuando nuestro cuadro es de grandes proporciones. El plexiglass aligerará la composición.

Para poder limpiar el vidrio plástico, una de cuyas características es el ser anti-estático, debemos utilizar un spray antiestático sobre una gamuza de microfibra.

Recuerda: los spray que utilices para limpiar tu cuadro deben ser aplicados siempre sobre el paño, nunca directamente sobre el cuadro.

2. Cuidado del marco.

  • Cuadro de madera.

Para limpiar la moldura de madera de tu cuadro debes de utilizar un paño seco, limpio que sea suave y libre de pelusas que puedan quedarse sobre el marco.

 

 

  • Cuadros lacados.

Cuadro tu cuadro presente tal acabado puedes limpiarlo utilizando un limpiador de cristales o simplemente con una gamuza que libre de pelusas levemente humedecida.

  • Cuadro con acabado en cera.

Cuando nos encontremos ante este tipo de acabados debemos pensar que se trata de prestaciones más delicadas; así, recurriremos para su limpieza a utilizar una gamuza seca, limpia y que no deje residuos aplicada sin presión alguna sobre el marco. Otra opción es la de utilizar un plumero para el polvo.

Así conseguirás resultados óptimos y que tu cuadro luzca como el primer día para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *